You never can win


nunca-se-puede-ganar-a-la-verdad

El merito no reside en decir lo que hay que pensar sino en hacer pensar.

Desde el 18/11/2012 he venido reflejando en esta página web esbozos de una compleja historia que ya llegó a su fin. La Historia de la AMPA Los Prados 2012-2013 termina en la víspera del inicio del curso escolar 2013-2014 en el CEIP Octavus. Durante todo este tiempo he comprobado y sufrido como la libertad de pensamiento sigue persiguiéndose con igual o más saña que en los entretiempos de las dos guerras mundiales. Será que de la guerra fría quedó grabado el mensaje subliminal de que al “rojo” “libertario” o “idealista” había que relegarlo al ostracismo o lo que era peor desvanecer su recuerdo en cualquier fosa anónima donde cupiera un muerto más.

Ésta página web ha sido al mismo tiempo una forma de expresar mi desacuerdo y un grácil experimento de relevancia en el medio digital de Internet. Quizás algunos hallan notado en los resultados de su buscador la existencia de una dirección web extraña, en inglés y rematada a veces con unas palabras o frases que completaban una URL que estaba entre lo hiriente y lo hilarante según el contexto .

Lo importante y lo relevante de I do not shut your mouth

Durante todo el tiempo trascurrido desde el 18 de noviembre de 2012 hasta el día de hoy 10 de septiembre de 2013, este pequeño sitio web ha recibido más de 13.600 visitas. Entre las entradas más leídas se encuentra una que bien poco habla del tema que encabeza el titulo de esta página web. Los méritos de “Un pez llamado panga” guardan estrecha relación con las más de 790 búsquedas sobre el panga y cuyo resultado en el buscador encaminó la lectura hacia esta página web. La recopilación de información y una extensa redacción hicieron el resto. Hoy “Un pez llamado panga” es una mera nota en esta web y ese contenido tantas veces visitado (2.203 para ser exactos) pasa a una nueva dirección http://pezpanga.wordpress.com/ donde poder surcar libremente el océano de bits.

A pesar de ese éxito extraño, para el profano, de un contenido irrelevante, en cuanto a temática, en una web con una URL que no destaca por su sencillez ni por facilitar que memorísticamente pueda ser recordada a golpe de vista… pues a pesar, digo, de tales defectos voluntarios en su elaboración “I do not shut your mouth” acumula más de 13.600 visitas hasta este preciso momento.

Me siento satisfecho. Contento, no. La alegría viene de las cosas buenas no de las puñaladas por la espalda servidas por acólitos incitados al “magnicidio”. Por qué sino de que 23 personas alentaron tanta negatividad hacía, no lo olvidemos, sus predecesores. Un equipo de personas que trabajamos en pos de resultados positivos para el alumnado, en primera instancia, y el resto de la comunidad educativa. Sino de que borraron de un plumazo rastros y restos del trabajo de otros para divagar luego que el retraso en aplicar ideas era por tener que levantar un “edificio” de entre las cenizas. “Edificio” que se encargaron de quemar hasta los cimientos.

Nunca se puede ganar a la verdad ni a la razón.

A pesar de los insultos en los comentarios, las intrigas de despacho e incluso las amenazas que no resultaron más que anecdóticos pasajes de un convulso curso escolar donde recortes en educación, bilingüismo, LOMCE, Marea Verde, miércoles verdes, Ministro Wert, Piblea, la consejera Serrat, las becas de libros, el comedor escolar, el ratio en las aulas, los neumáticos en el patio, el dinero de la AMPA, etc. Temas que marcaron buena parte de los contenidos escritos y publicados en esta página web.

De aquellos textos que eran meras especulaciones lingüísticas, opiniones con opción a rectificarse y textos con contrastada y verificada información, pues ante los ojos de todos me quedo con dos de ellos:

  • They might be right” porque el cerebro juega con nosotros y a veces vale la pena ponerse en la situación del otro y comprender que quizás los equivocados pueden estar en el extremo opuesto.
  • No será que en el fondo, lo que deseo es…” donde las reflexivas palabras de Nacho Celaya siempre consiguen convencerme de la calidad humana de quienes tenemos esperanza.

Lo más complejo las personas

La compleja red de relaciones sociales arremolinadas en torno al colegio público Octavus crea una singularidad que aún sigo sin poder discernir convenientemente. Todo parece que se reduce a separar y disgregar a las familias en núcleos inconexos que a pesar de compartir escuela pública, lugar de residencia, anhelos comunes en relación al éxito educativo y otros muchos factores, se van al traste por matices culturales, sociales o de pertenencia al grupo “de toda la vida”. Se da la circunstancia de que entre las familias se ejecuta un “apartheid” sin colores que tapa aquello que más nos debería de preocupar a todos. Temas educativos que a mi entender puede resumirse en tres:

  1. Enseñanza gratuita
  2. Calidad Educativa
  3. Adecuación curricular

Hay que ser capaz de remar en la misma dirección aunque los remos estén a la derecha o la izquierda del barco. No conviene dejar que sea el viento quien hinche las velas y marque el rumbo. La globalización, las nuevas tecnologías, el cambio climático, la situación económica, laboral y financiera todo se transforma en muros en contra de la enseñanza y el aprendizaje.

Pero somos las personas lo más complejo de todo. Nunca se puede ganar, mientras divagamos sobre ‘memeces’, ahuyentando las cuestiones que de verdad importan en la educación, seremos siempre víctimas de lo que decidan por nosotros. Atrincherarse en ‘el que dirán’ o mirar hacia otro lado apretando los parpados para que ni una ‘miaja’ de luz inunde nuestras pupilas es un craso error que no solo golpea nuestra propia estructura si no que derrumba, cual castillo de naipes, los recientes cimientos de nuestra descendencia.

De los principios de la razón se llega a la conclusión que no hay situaciones intermedias salvo que esta sea pactada por las partes. El fallo no reside en la negociación que es la prima del diálogo y la democracia. El fallo se asienta en quienes no levantan la oreja y escuchan el murmullo. Ese grito por lo bajini que no puede convertirse en voz se torna desidia. Sin ánimo y esperanza es el hastío y la falacia quien gobierna.

Participa en el cambio

Suena caótico, es mi canto de lamento por las cenizas que ya borra el viento. El cierzo sopló con fuerza, los días de sol llegaron tras la tormenta. El ciclo se repite con nueva simiente, avanzadilla del eco extravertido de nuevas voces en el patio. Y a esas voces me dirijo ya desde el olvido, si quieres puedes participar en el cambio. Quizás desistas por el agravio del veneno pero te digo amigo que los caminos no solo se andan, que también se construyen. Participa, conoce el Consejo Escolar del colegio, habla con FAPAR, colabora en la educación de los tuyos con el animo de dar, no por esperar elogios, que llegaran no lo dudes. Y sobre todo marca bien los tiempos, nada es para siempre.

De mi experiencia diré que fueron años buenos, aprendí de las personas, lo bueno y lo malo. Agradecí y sigo agradeciendo la confianza y el apoyo de quienes me precedieron y de aquellos que se sumaron conmigo en la gestión de la AMPA Los Prados. Del enojo por las mentiras vertidas nació la palabra escrita en esta web que se despide. Nos veremos estoy seguro en otros océanos llenos de ideas y letras.

Paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: